La industria 4.0 en la era de la transformación digital – Javier Lopez Casarin
1522
post-template-default,single,single-post,postid-1522,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

La industria 4.0 en la era de la transformación digital

La industria 4.0 en la era de la transformación digital


La cuarta revolución industrial ha traído numerosos cambios en la industria de producción.

La cuarta revolución industrial ha traído numerosos cambios en la industria de producción, principalmente por la inclusión de nuevas tecnologías de gestión, automatización y comunicación en el sector.

Este concepto ha ganado popularidad alrededor del mundo recientemente. Todos sabemos que cada vez más, las industrias utilizan la tecnología para mejorar su desempeño y garantizar mejores resultados. ¡La Industria 4.0 busca exactamente esto!

La Industria 4.0, también conocida como cuarta revolución industrial, es la aplicación de nuevas tecnologías en la industria de producción. Y busca transformar a una empresa en una organización inteligente para conseguir los mejores resultados de negocio.

Esta revolución está marcada por la aparición de nuevas tecnologías como la robótica, la analítica, la inteligencia artificial, las tecnologías cognitivas, la nanotecnología y el Internet of Things (IoT), entre otros. Las organizaciones deben identificar las tecnologías que mejor satisfacen sus necesidades para invertir en ellas. Si las empresas no comprenden los cambios y oportunidades que trae consigo la Industria 4.0, corren el riesgo de perder presencia en el mercado.

LA EVOLUCIÓN DE LA INDUSTRIA 1.0 A 4.0

Antes de indagar más a fondo sobre el que, el por qué y el cómo de la Industria 4.0, es beneficioso comprender primero cómo ha evolucionado exactamente la manufactura desde el siglo XIX. Hay cuatro revoluciones industriales importantes que el mundo ha experimentado o continúa experimentando hoy:

  • Revolución 1.0: La primera revolución industrial sucedió entre fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Durante este período, la manufactura evolucionó desde un enfoque en el trabajo manual realizado por personas y con ayuda de animales de trabajo a una forma optimizada de trabajo realizado por personas, a través del uso de motores que funcionaban a base de agua o vapor y otros tipos de herramientas y maquinarias.
  • Revolución 2.0: A principios del siglo XX, el mundo entró en una segunda revolución industrial con la introducción del acero y el uso de electricidad en las fábricas. La introducción de la electricidad permitió que las empresas manufactureras aumentaran la eficiencia e hizo que la maquinaria de las fábricas fuese más dinámica. Fue durante esta fase que los conceptos de producción en masa, como línea de montaje, se introdujeron como una manera de aumentar la productividad.
  • Revolución 3.0: Con su comienzo al final de la década de los cincuenta, la tercera revolución industrial comenzó a emerger, ya que las empresas manufactureras comenzaron a incorporar más tecnología electrónica y finalmente, las computadoras en sus fábricas. Durante este período, las empresas manufactureras comenzaron a experimentar un cambio que ponía menos énfasis en una tecnología analógica y mecánica y más en la tecnología digital y el software de automatización.
  • Revolución 4.0: La Industria 4.0 hace énfasis en la tecnología digital de las décadas recientes y lo lleva a un nivel totalmente nuevo con la ayuda de la interconectividad a través de la Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT), el acceso a datos en tiempo real y la introducción de los sistemas ciberfísicos. 

¿CUÁLES SON LOS IMPACTOS DE LA INDUSTRIA 4.0?

Los impactos de la Industria 4.0 pueden sentirse en múltiples niveles: en grandes ecosistemas, a nivel organizacional y a nivel individual (en empleados y clientes):

Ecosistemas: Además del cambio en el que las empresas operan y en la producción de bienes, la Industria 4.0 afecta a todos los agentes del ecosistema (los proveedores, los clientes, las consideraciones regulatorias, los inversores, terceros…). Estas tecnologías permiten interacciones entre cada punto de una red.

Organizaciones: La capacidad de ajustarse y aprender de los datos en tiempo real puede hacer que las organizaciones sean más receptivas, proactivas y predictivas. Asimismo, permite a la organización reducir sus riesgos en materia de productividad.

Individuos: La Industria 4.0 puede significar diferentes cosas para cada uno. Por ejemplo, para los empleados puede significar un cambio en el trabajo que van a realizar, mientras que para los clientes significaría una mayor personalización en los productos y servicios que satisfagan mejor sus necesidades. 

Clones, chatbots, asistentes personalizados y automóviles que no necesitan conductores, son algunos de los avances tecnológicos que inquietan a aquellos que temen que la revolución de las máquinas acabe con el ser humano y su rol dentro de una sociedad productiva. Y es cierto que estas inteligencias artificiales llegaron para ayudar a la eficiencia de las organizaciones; reducir costos, mejorar tiempos de respuesta y estandarizar procesos.

No obstante, no hay razón para temerle a esta nueva transformación del siglo XXI, pues es esta la oportunidad que tienen las empresas para liberar los recursos humanos de modo que puedan enfocarse en ser creativos y receptivos.

¿CÓMO ENFRENTAR LA 4ª REVOLUCIÓN INDUSTRIAL?

Sin duda necesitamos actuar en conjunto:

Personas: debemos estar dispuestos a capacitarnos de manera continua para seguir trabajando.

Sector productivo: rol clave para identificar habilidades necesarias y participar en el proceso de formación.

Sector educativo: debe reformularse para formar habilidades hoy y a futuro ajustando programas, contenido y forma de enseñanza.

Gobierno: Debe buscar la manera de que los cambios sean inclusivos.

Sin duda, la aplicación de este tipo de innovación es un desafío para las empresas. Pero, lo más importante es no temer a la tecnología, sino pensar en cómo potencializar sus impactos positivos. Este fenómeno no es exclusivo del ámbito industrial o técnico, sino también impacta al ámbito social, cultural, académico, empresarial y científico.

Dentro de cuatro años, una quinta parte de las fábricas y empresas harán uso de tecnologías digitales como la analítica avanzada, el IoT, la robótica avanzada o la IA.

¿Estamos preparados para la industria 4.0?

Javier López Casarín, experto en Innovación

Fuente



No Comments

Post A Comment