Earth 300, el revolucionario superyate nuclear – Javier Lopez Casarin
1520
post-template-default,single,single-post,postid-1520,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Earth 300, el revolucionario superyate nuclear

Earth 300, el revolucionario superyate nuclear


En la ciudad de Singapur, a 11.000 kilómetros del puerto base del estudio Iddes Yachts en Barcelona, se presentó un revolucionario proyecto náutico y de investigación marina.

Un barco de propulsión nuclear lleno de científicos, activistas y multimillonarios, navegando por el mundo y examinando el estado de los océanos. Ese es el sueño del emprendedor Aaron Olivera empresario nacido en Gibraltar, quien cree que la novedosa embarcación ayudará a aumentar la conciencia ambiental.

Este superyate de propulsión nuclear estudiará el cambio climático y puedes viajar en él (por 2,5 millones de euros). El objetivo del yate es estudiar las consecuencias del cambio climático para llegar a ser un icono reconocido en el ámbito científico.

La nueva embarcación fue diseñada por el mallorquín especialista en superyates Ivan Salas Jefferson, se bautizará como ‘Earth 300’ en referencia a su longitud de 300 metros, o 984 pies. La nueva nave haría ver pequeño al superyate más grande del mundo: el Azzam de 179 metros de largo, propiedad de la familia real de Abu Dhabi.

La navegación comenzará en 2025 y sus tripulantes serán 160 científicos, 20 estudiantes, 165 empleados y 40 invitados que puedan permitirse pagar el viaje.

El diseño del barco estará propulsado por energía atómica segura y sostenible y contará con 22 laboratorios suministrados por IA (Inteligencia Artifical), un ordenador cuántico, robótica, aprendizaje automático y procesamientos de datos en tiempo real.

Estructura del EARTH 300

El barco puede llegar a causar cierta impresión porque tiene una dimensión de 300 metros de largo por 46 metros de ancho y una altura que hace referencia a un edificio que tiene 18 plantas.

La particular esfera gigante ubicada en la cubierta de popa contará con un área dedicada principalmente a la investigación oceánica. Además, toda la embarcación en sí contará con la última tecnología en inteligencia artificial y robótica. También tendrá a su disposición una pequeña flota de naves submarinas que facilitarán el estudio de las profundidades del océano.

El CEO de ‘Earth 300’, afirmó que “es un barco que tiene el tamaño total de un crucero, pero no es un crucero; tiene el aspecto general de un superyate, pero no es un superyate. Tiene la tecnología para competir con un portaaviones, pero no es un portaaviones; tendrá la resistencia y las habilidades de exploración de una nave exploradora, pero no es una nave exploradora. Es todo eso reunido en un solo paquete.”

Quieren que ‘Earth 300’ sea un ícono arquitectónico global que aliente a las personas a pensar más seriamente sobre el clima. El diseño modernista, las líneas limpias, la plataforma de observación en voladizo y la ‘esfera científica’ de vidrio de 13 pisos están destinados a provocar asombro.

Se han necesitado seis años y 5 millones de dólares para llegar a este punto, donde el diseño está lo suficientemente avanzado como para llevarlo a los astilleros a elaborar cotizaciones de construcción.

Olivera dijo que el grupo está considerando astilleros en Europa y Corea del Sur. Los ejecutivos de Earth 300 estiman que el costo total ascendería a entre 500 millones y 700 millones de dólares.

Parte del alto precio sería una emisión cero, gracias a una planta de energía atómica elaborada por la empresa Core Power, con sede en el Reino Unido, que está desarrollando un reactor de sal fundida a bordo de un barco, una tecnología liderada por la empresa nuclear estadounidense TerraPower, fundada por Bill Gates. Además, Google e IBM están creando una computadora cuántica “para lograr una velocidad y una potencia increíbles”, un dispositivo que aún no se encuentra en el mercado.

El proyecto sería de “código abierto”, con instalaciones de procesamiento e información compartidas con otros esfuerzos de investigación climática en todo el mundo.

Por primera vez, se emplearía esta tecnología sobre una base flotante que explota una nueva generación de energía atómica mucho más segura, sostenible y 100% libre de emisiones de CO2.

Javier López Casarín, experto en Innovación.

Fuente



No Comments

Post A Comment