JAXA y su robot “transformer” que enviará a la Luna en el 2022 – Javier Lopez Casarin
1365
post-template-default,single,single-post,postid-1365,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

JAXA y su robot “transformer” que enviará a la Luna en el 2022

JAXA y su robot “transformer” que enviará a la Luna en el 2022

El robot está preparado para permanecer en una configuración compacta durante el trayecto para luego transformarse y desplegar sus módulos.

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), anunció sus planes de enviar un robot “transformer” a la Luna para ser explorada, y esto será para el año 2022.

Eso sí, este no será un robot gigantesco como aquellos en los que se podría pensar al hablar de transformers. En realidad se trata de todo lo contrario, ya que este robot será ultraliviano y compacto, cuyas formas modificables le permitirán moverse sin mayores problemas por una superficie irregular y desconocida como la de la Luna.

La Agencia ha anunciado que prepara esta misión a la Luna para recabar datos sobre su superficie, el aparato de unos 80 milímetros de diámetro y un peso de 250 gramos es desarrollado desde el 2016 en colaboración con la Universidad de Doshisha, así como las compañías niponas Tomy y Sony.

Sony desarrollará tecnologías de imagen para el transformador.

Tomy la compañía de juguetes japonesa, ayudará en la miniaturización de tecnologías para asegurarse de que todo encaje.

La misión

El robot, que podría transformarse en el tamaño de una pelota de béisbol, está preparado para permanecer en una configuración compacta durante el trayecto para luego transformarse y desplegar todos sus módulos de manera completa una vez que alcance la superficie del cuerpo celeste. De esta forma, su diseño permite ahorrar en el volumen de la carga útil transportada durante la misión.

El “transformer” con 250 gramos de peso, llegará a la Luna con el módulo de aterrizaje comercial HAKUTO-R de iSPACE, se desplazará abriéndose paso a través del duro entorno lunar, donde la gravedad es apenas una sexta parte en comparación con la terrestre y cuya superficie está cubierta por la regolita y el suelo arenoso de la Luna.

Por último, el robot y el módulo de aterrizaje lunar registrarán con sus cámaras el suelo y, en particular, el comportamiento de la regolita, retransmitiendo esas imágenes al centro de control de la misión.

“Transformer”

El robot tiene una función para transformarse en una forma de correr después de llegar a la superficie lunar, lo que contribuye a una reducción de volumen durante el transporte a la Luna. Por lo tanto, se espera que también juegue un papel activo en futuras misiones de exploración lunar, concluye el comunicado.

El objetivo es precisamente poder conocer las particularidades del terreno lunar, para así poder avanzar en el desarrollo de un rover que, en un futuro viaje, recorrerá el satélite mediante un sistema de conducción autónoma.

Esto último es similar a aquello en lo que trabaja la NASA junto a General Motors y Lockheed Martin, los encargados de construir el rover lunar para las misiones Artemis que precisamente se basarán en conducción autónoma. Lo cual, además, supone un desafío importante en el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial para vehículos.

Si tiene éxito, Japón tiene la oportunidad de unirse a un club altamente exclusivo de solo tres países que han logrado aterrizar suavemente naves espaciales en la superficie de la Luna (Rusia, Estados Unidos y China).

Javier López Casarín, experto en innovación.

No Comments

Post A Comment