El impacto de los “Cyborg”, hombres del futuro – Javier Lopez Casarin
1243
post-template-default,single,single-post,postid-1243,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

El impacto de los “Cyborg”, hombres del futuro

El impacto de los “Cyborg”, hombres del futuro

Un Cyborg es un ser compuesto de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos generalmente con la intención de mejorar las capacidades de la parte orgánica mediante el uso de tecnología. El término fue creado por los científicos Manfred Clynes y Nathan S. Kline y es una abreviación para el “cybernetic organism” y surgió por la necesidad de buscar la adaptación del ser humano en el espacio y de mejorar sus capacidades. Por eso, empezó con los astronautas.

En una definición más clara, es una persona que goza de capacidades mejoradas y una manera de ganar calidad de vida gracias a la implementación de dispositivos cibernéticos en su cuerpo. Son personas fieles a la evolución y al progreso tecnológico, que decidieron incorporar dichos dispositivos para mejorar algunos mecanismos corporales. Es una forma de suplir ciertas deficiencias y de gozar de nuevas funciones.

Una fusión del cuerpo con la máquina convierte a estas personas en seres únicos, también conocidos como los “humanos del futuro”.

La línea que separa al ser humano de la tecnología cada día que pasa es más fina. Llega la era de los cyborgs y ya están entre nosotros. De hecho, nuestra unión con la tecnología nos acerca más que nunca a la idea de que ya todos somos cyborgs. ¿O es que no usas la memoria de tu teléfono para almacenar números y datos que antes tenían sitio en tu cerebro?

Cyborgs entre nosotros

Es posible que estos humanos del futuro cuenten con sentidos que el resto de los seres humanos no pueden percibir.

Muchos científicos argumentan que, con el tiempo, todos terminaremos siendo robots, o bien personas con buena parte de la tecnología incorporada dentro del organismo. Es una forma de comprender la vida y de entender la evolución de las nuevas tecnologías. Supone todo un reto que esta tendencia, a la larga, sea aceptada por la sociedad y denominada por su nombre.

Algunos ejemplos de cyborgs son las personas con brazos o piernas robóticas mucho más fuertes y precisos que los de una persona normal. También podrían ser las personas con microchips en su cuerpo. Incluso, desde una visión amplia, también lo serían las personas con marcapasos. Por ello, algunos consideran que un cyborg es quien se concibe como tal.

Características

  • Combina un organismo evolucionado y una máquina.
  • Puede usar la tecnología para mejorar sus habilidades o sentidos.
  • Es adaptativo a los cambios que requiere su cuerpo o el entorno.
  • Cuenta con habilidades mejoradas o nuevas funciones.
  • Tiene la capacidad de seguir evolucionando.
  • Cuenta con diferentes relaciones con la tecnología.
  • Usa tecnología creada por humanos y no por la tecnología en sí misma.

Los sorprendentes humanos del futuro

  1. Neil Harbisson: Es el primer cyborg del mundo reconocido por un gobierno, en este caso el de Reino Unido, saliendo en la foto del pasaporte con la antena que lo caracteriza. Tiene implantado un dispositivo en la cabeza en forma de antena que le ayuda a combatir la acromatopsia con la que nació. Con esta antena puede escuchar los colores, es decir, le traduce las frecuencias de cada color en vibraciones, las cuales son transmitidas a su cráneo.
  2. Moon Ribas: Artista española y activista cyborg, es reconocida por tener una conexión con la tierra extrasensorial, gracias a un implante sísmico online en su brazo, que le permite percibir terremotos en tiempo real en cualquier lugar del planeta, mediante vibraciones. Siente desde un movimiento de nivel 1 en la escala de Ritcher hasta el más grande.
  3. Chris Dancy: Por medio de cámaras, sensores o aparatos portátiles, este estadounidense monitoriza su cuerpo y controla prácticamente cada actividad de su vida cotidiana. Conocido como “el hombre más conectado del mundo” tiene 11 dispositivos repartidos por el cuerpo que digitalizan los movimientos, la temperatura corporal, la presión sanguínea, el oxígeno, el peso, los alimentos ingeridos, la calidad del aire que respira, el volumen de su voz, la temperatura ambiente, la humedad, la luz y el sonido.
  4. Rob Spence: Tiene un ojo eléctrico que incluye una cámara de video para poder grabar desde su punto de vista. El ojo cuenta con una zona concreta para albergar la electrónica. Además, es capaz de mandar de forma inalámbrica las imágenes a un receptor. Este dispositivo se llamó Eyeborg y se ha mejorado constantemente en los últimos años. El próximo objetivo es que se confunda con un ojo natural.

En definitiva, las modificaciones corporales han escalado a otro nivel de la mano de las nuevas tecnologías, de modo que está creciendo un nuevo segmento de la población que ve cómo su vida es mejorada por los avances. Estamos viviendo una nueva revolución tecnológica que probablemente nos lleve a un futuro que no se puede comparar con ninguna época pasada, ya que está modificando al propio ser humano y a la visión que tiene de sí mismo.

Los cyborgs se hacen mediante innovación, tecnología y medicina.

Javier López Casarín

Presidente Honorario del Consejo Técnico del Conocimiento y la Innovación de la AMEXCID de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Empresario estratega, innovador y agente de cambio comprometido con su país y la reinvención a través de sus proyectos. Cuenta con una larga trayectoria en el mundo empresarial en los sectores financiero, telecomunicaciones y tecnología así como en el campo de la promoción social, lo que le ha permitido desarrollar metodologías de identificación, análisis y solución efectiva de los retos actuales.

Fuente

No Comments

Post A Comment