¿El Covid hará que los países abandonen el efectivo y adopten monedas digitales? – Javier Lopez Casarin
876
post-template-default,single,single-post,postid-876,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿El Covid hará que los países abandonen el efectivo y adopten monedas digitales?

javier joaquin lopez casarin

¿El Covid hará que los países abandonen el efectivo y adopten monedas digitales?

El coronavirus ha acelerado el alejamiento de los billetes: los bancos centrales deben actuar con rapidez para ponerse al día.

A medida que la crisis de Covid-19 acelera el alejamiento a largo plazo del efectivo, las discusiones oficiales sobre las monedas digitales se están calentando. Entre el lanzamiento inminente de Libra de Facebook y la moneda digital propuesta por el banco central de China, los eventos ahora podrían remodelar las finanzas globales durante una generación. Un informe reciente del G30 sostiene que si los bancos centrales quieren dar forma al resultado, deben comenzar a moverse rápido.

Hay mucho en juego, incluida la estabilidad financiera mundial y el control de la información. La innovación financiera, si no se gestiona con cuidado, suele estar en la raíz de una crisis, y el dólar brinda a Estados Unidos una importante capacidad de supervisión y sanciones. El dominio del dólar no se trata solo de qué moneda se utiliza, sino también de los sistemas que compensan las transacciones y, desde China hasta Europa, existe un creciente deseo de desafiar esto. Aquí es donde se está produciendo gran parte de la innovación.

Los bancos centrales pueden adoptar tres enfoques distintos. Una es realizar mejoras significativas en el sistema existente: reducir las tarifas de las tarjetas de crédito y débito, garantizar la inclusión financiera universal y actualizar los sistemas para que los pagos digitales se puedan liquidar en un instante, no en un día.

La seguridad es otro tema. El sistema actual, en el que los bancos privados desempeñan un papel central en los pagos y los préstamos, se ha implementado en todo el mundo durante más de un siglo. Seguro, ha habido problemas; pero a pesar de todos los desafíos que han creado las crisis bancarias, las fallas sistémicas en la seguridad no han sido el problema principal.

Los expertos en tecnología advierten que a pesar de toda la promesa de los nuevos sistemas criptográficos (en los que se basan muchas ideas nuevas), un nuevo sistema puede tardar de cinco a diez años en “endurecerse”. ¿Qué país querría ser un conejillo de indias financiero?

La nueva moneda digital de China ofrece una tercera visión intermedia. El enfoque de China implica eventualmente reemplazar la mayor parte del papel moneda, pero no reemplazar a los bancos. En otras palabras, los consumidores seguirían teniendo cuentas en los bancos, que a su vez tendrían cuentas en el banco central.

Sin embargo, cuando los consumidores quieran efectivo, en lugar de obtener papel moneda (que de todos modos se está volviendo obsoleto rápidamente en las ciudades chinas), recibirían tokens en su billetera digital en el banco central. Al igual que el efectivo, la moneda digital del banco central pagaría cero intereses, dando a las cuentas bancarias que devengan intereses una ventaja competitiva.

De una forma u otra, el mundo posterior a la pandemia se moverá muy rápido en las tecnologías de pago. Los bancos centrales no pueden darse el lujo de ponerse al día.

No Comments

Post A Comment