ADN de una empresa innovadora – Javier Lopez Casarin
1462
post-template-default,single,single-post,postid-1462,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

ADN de una empresa innovadora

javier joaquin lopez casarin

ADN de una empresa innovadora

Con la aceleración de los cambios económicos, sociales y ambientales modernos, se crean nuevas oportunidades en todas partes y, a menudo, donde menos las esperamos.

La mejor manera de hacer malabarismos con estas nuevas oportunidades es jugar para ganar: jugar para superar a la competencia, jugar adaptándose a las nuevas reglas, jugar innovando con nuevos productos. No se trata de inundar el mercado con productos de corta duración, sino de centrarse estratégicamente en nuevos productos que aseguren la sostenibilidad. De hecho, los nuevos productos representan una interesante oportunidad de crecimiento, ya que los estudios muestran que son mucho más rentables que el crecimiento orgánico de las ventas.

La innovación se está convirtiendo en el núcleo del desarrollo empresarial. Se convierte en el puente entre los objetivos, las estrategias, la estructura, los sistemas, la cultura y el liderazgo de la empresa. El papel del director ejecutivo se convierte en el de director de innovación de la empresa. Esto se verá reflejado en la comunicación de valores, misión y visión.

La innovación no es propiedad del departamento de I + D: es importante no ceder todo el espacio de innovación a expertos internos o externos. Evite la situación en la que el equipo técnico arroja nuevos productos al equipo de marketing sin ninguna interacción previa y este último hace lo propio con el equipo de ventas. Por lo tanto, no es de extrañar que el producto no cumpla con los objetivos de rendimiento y decepcione a los diferentes equipos. Las innovaciones no son propiedad exclusiva de los ingenieros de patentes. Tenga en cuenta que la cantidad de patentes que tiene una empresa no es suficiente para calificarla como innovadora.

Pero, ¿qué es una verdadera innovación?

Se trata de convertir una idea original en ingresos y ganancias. Las grandes ideas en papel o en el laboratorio que no llegan al mercado no son productos nuevos que nazcan antes de tiempo. Tampoco están mal promovidos por el marketing o mal implementados por las ventas. Un invento puede convertirse en una innovación, pero una innovación no espera a que los inventos tengan éxito. El matiz es importante y puede marcar la diferencia en la columna de ganancias. Cuando hay un cruce entre una invención y una innovación, cambia completamente el juego. Sin embargo, esperando un Eureka! Definitivamente no es el enfoque más rápido y eficiente para ver crecer las ganancias y los ingresos. Solo el compromiso estructurado de todos los equipos permitirá que una idea llegue con éxito al mercado. Este es un esfuerzo de equipo y es fundamental. La innovación no es una gran historia que se repite como un cuento o una leyenda: es un camino de obstáculos en el que desarrollamos nuestras habilidades, un proceso estructurado y repetible. Sí, es arriesgado. Tenga en cuenta que un ecosistema de innovación bien gestionado optimiza el rendimiento de la inversión.

Pero, ¿cómo se vuelve innovadora una empresa?

    Concéntrese en sus consumidores: su cliente, su consumidor final, es el factor clave que marcará la mayor diferencia en el éxito de sus nuevos productos. ¡Háblales! ¡Escúchalos! ¿Por qué no aprovechar sus comunidades de redes sociales?

    Encuentre oportunidades en el mercado conocido, PERO no descuide las oportunidades ocultas: ¡determine dónde quiere jugar y cómo quiere ganar! Distribuya el riesgo entre lo que es el núcleo de su negocio e impleméntelo en lo más nuevo.

    Abordar la innovación como un ecosistema donde los diferentes elementos son interdependientes entre sí: hay que cuidarla, alimentarla, adaptarla y, sobre todo, nutrirla. Cuanto más lo nutras, mejores resultados te dará.

Dos mitos principales sobre la innovación que deben ser eliminados:

1: La innovación es producto de un puñado de genios y grandes corporaciones.

FALSO: Se necesita muy poca inversión y recursos para llevar innovación a su negocio. Se necesita repetición. Es necesario que las ideas salgan al mercado en un proceso estructurado para que puedan refinarse. Su consumidor le dirá si vale la pena el esfuerzo, ¡pero necesita probarlo! Conectarse con el mercado, probar y mejorar es la clave de la innovación. No el enorme departamento de I + D.

2: La innovación se trata solo de nuevos productos.

FALSO: La innovación que trasciende la cultura corporativa puede trasladarse a todas partes: en la logística, en el modelo de negocio, en los procesos

    Dell: en la innovación de la cadena de suministro

    Google: en la monetización del modelo de negocio

    Toyota: en el proceso de producción

    Walmart: en la gestión del sistema de inventarios

    Starbuck’s: en la evolución del concepto de “cafetería”

Todos los líderes que administran un presupuesto son responsables de impulsar la innovación uno o dos niveles en la medida de su influencia.

En conclusión, tenga en cuenta que las empresas que no invierten en innovación o que recortan nuevos productos tan pronto como las finanzas se ponen difíciles, corren el riesgo de ver su longevidad cortada en varios años. Su propia falta de visión hará que desaparezcan lentamente de la cartera de consumidores. Habla con Kodak, Firestone, BlackBerry, Sony, que fueron, en un pasado más o menos distante, los líderes en su industria…

No Comments

Post A Comment